PsicoNotas.com

← Disonancia cognitiva Paranoia 2 →
Jorge Grippo

Paranoia 1

El término deriva del griego (para, contra, y noos, espíritu) y, en general, designa la locura clásica, en el sentido de delirio y enajenación. En la psiquiatría tradicional, anterior a Freud, ya la paranoia, junto con la esquizofrenia y la psicosis maníaco-depresiva, fue una de las tres formas de la psicosis en general. Se caracterizaba como un delirio sistematizado (sin deterioro intelectual progresivo), que incluía los delirios de persecución, de grandeza, de celos, y hasta la erotomanía Freud retomó hasta cierto punto este sentido del término en 1911, cuando caracterizó la paranoia como una defensa contra la homosexualidad. Pero eludió la cuestión de las clasificaciones y situó las ideas delirantes junto con las ideas obsesivas. Su definición de la paranoia se inspiraba en su concepción de la defensa histérica: “La paranoia crónica en su forma clásica es un modo patológico de defensa, como la histeria, la neurosis obsesiva y los estados de confusión alucinatoria. Las personas se vuelven paranoicas porque no pueden tolerar ciertas cosas -naturalmente, siempre y cuando su psiquismo esté predispuesto-.” Agregó un mecanismo de proyección (por el que el paranoico se defiende de una representación inconciliable con el yo, proyectando su contenido en el mundo externo) y una definición de las formas del delirio: los paranoicos “aman su delirio como se aman a sí mismos, ése es todo el secreto”. En el contexto de una ardua polémica con Jung y Bleuler, en la terminología freudiana la paranoia pasó a ser el paradigma de la organización de las psicosis en general. A los delirios de grandeza, de persecución, de interpretación, y el autoerotismo, Freud añadió dos elementos: la paranoia podía definirse como una defensa contra la homosexualidad, y el paranoico, a su vez, ya no era considerado un enfermo mental. Para Freud, entonces, conocimiento que el loco tiene de sí mismo, aun siendo “delirante”, puede ser tan “verdadero” como el conocimiento “racional” del médico. Posteriormente, la escuela kleiniana elaboró una concepción de la paranoia relacionándola con un proceso arcaico en el que no aparecía ya el componente homosexual. Todo individuo pasa en su infancia por una fase psicótica (posición esquizoparanoide), en tanto la psicosis se define como una fijación o regresión a un estadio primario.

Compártelo

Te puede interesar también
Centros de atención psicológica gratuita
Lapsus
El gran Otro

Coméntalo en tu Facebook

← Disonancia cognitiva Paranoia 2 →