PsicoNotas.com

← Afasia Mobbing →
Jorge Grippo

Motivación

Para la psicología social, la motivación es un factor que, junto con las necesidades y las aspiraciones, subyace en el proceso del aprendizaje, en la comunicación y en toda operación dirigida conseguir una gratificación.El aprendizaje y la comunicación, que son aspectos instrumentales y superestructurales del logro del objeto, tienen una estructura (o subestructura) motivacional. La persona que aprende y/o se comunica es porque está motivada. “El campo de la infraestructura —dice Pichon Rivière—, depósito de motivos, necesidades y aspiraciones, constituye el inconciente con sus fantasías (motivación), que son el producto de las relaciones de los miembros del grupo interno entre sí (grupo interno como grupo mediato o inmediato internalizado)”. En la fantasía motivacional, se puede hallar una escala de motivos, necesidades y aspiraciones. Las decisiones, y las acciones, se basan en esa constelación de motivos, y el logro está más relacionado con la aprehensión del objeto que con la descarga de tensiones. En efecto, lo que motiva al sujeto no es tanto la necesidad de descargar tensiones o excitaciones instintivas (como propuso Freud), sino entablar un vínculo con un objeto: “Las necesidades constituyen el fundamento motivacional del vínculo”, dice Pichon. Según este, no se debe hablar de un instinto de vida y un instinto de muerte, agresión o destrucción, sino de vínculos gratificantes (que hacen considerar bueno el objeto) y de vínculos persecutorios (que lo hacen considerar malo). La motivación posee una suerte de estructura doble: cada persona se conduce según motivaciones personales, desde ya; pero, detrás de estas, también se pueden identificar motivaciones universales, comunes a todos. “La conducta motivacional, la más ligada al destino del sujeto, consta de esta doble estructura, en la que se puede observar que el aspecto direccional primario está ligado a las etapas iniciales del desarrollo. El proceso universal que promueve la motivación es el de la recreación del objeto, que adquiere en cada sujeto una determinación individual, surgida de la conjugación de las necesidades biológicas y el aparato instrumental del yo. El aspecto direccional secundario, elección de tarea, de pareja, etc., pasa por el filtro grupal, que en definitiva decide la elección”.

Compártelo

Te puede interesar también
Centros de atención psicológica gratuita
Lapsus
El gran Otro

Coméntalo en tu Facebook

← Afasia Mobbing →