PsicoNotas.com

← Autoestima - 2 Qué es el complejo de Edipo →
Jorge Grippo

Autoestima - 1

La autoestima es el conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones y sentimientos dirigidos hacia uno mismo, hacia nuestra manera de ser y de comportarnos, y hacia los rasgos de nuestro cuerpo, de nuestro carácter, de nuestra historia personal, pasada, presente y futura. 

En este sentido, el evaluativo, la noción de “autoestima” se confunde con la de “autoconcepto”. La palabra “autoestima” sugiere algo positivo; pero también se considera que puede haber una autoestima baja o inexistente (es una noción gradual). Para Carl Rogers, el autoconcepto (y, por ende, la autoestima) está compuesto por aquellas percepciones y valores conscientes “de mí”; estos son un resultado de la valoración, por parte del organismo, de sus propias experiencias, pero también fueron introyectadas o tomadas de otros individuos significativos o importantes en la historia del individuo. En la escuela humanista rogeriana, se considera un derecho inalienable de toda persona: “Todo ser humano, sin excepción, por el mero hecho de serlo, es digno del respeto incondicional de los demás y de él mismo; merece estimarse a sí mismo y que se lo estime”. La importancia de la autoestima, entonces, está en que afecta nuestra manera de estar y actuar en el mundo, y de relacionarnos con los demás. Nada en nuestra manera de pensar, de sentir, de decidir y de actuar escapa a su influencia. Por supuesto, un concepto más preciso de autoestima va a depender de la teoría psicológica que lo estudie (humanista, psicoanálisis, conductismo). Desde el psicoanálisis, por ejemplo, la autoestima está relacionada con el desarrollo del ego; en cambio, para el conductismo, el concepto integral de autoestima prácticamente no tiene sentido. Un error popular es pensar que el amor a uno mismo equivale al narcisismo. Al contrario, el narcisismo es un síntoma de baja autoestima, de desamor hacia uno mismo. Una persona con una autoestima suficiente se acepta incondicionalmente con sus virtudes y sus defectos (aunque quiera mejorar). Un narcisista no puede conocer y aceptar sus defectos, que siempre tratará de ocultar.

Ver también Autoestima - 2

Compártelo

Te puede interesar también
Centros de atención psicológica gratuita
Lapsus
El gran Otro

Coméntalo en tu Facebook

← Autoestima - 2 Qué es el complejo de Edipo →