PsicoNotas.com

← Libido Principio de realidad →
Jorge Grippo

Acto fallido

Fallido es un acto en el que no se obtiene el resultado explícitamente perseguido: este se encuentra reemplazado por otro. No se refiere al conjunto de los errores de la palabra, la memoria y la acción, sino que alude a aquellas conductas que el individuo es capaz de realizar habitualmente con éxito y cuyo fracaso tiende a atribuir a la falta de atención o al azar. Freud demostró que los actos fallidos son, como los síntomas, formaciones de compromiso entre la intención consciente del sujeto y lo reprimido. De su Psicopatologia de la vida cotidiana se infiere que el acto llamado fallido es, en otro plano, un acto ejecutado con éxito: el deseo inconsciente se ha realizado en una forma, a veces, muy manifiesta. Mientras que la psicología tradicional nunca había prestado mucha atención a este tipo de actos, Freud los integró con pleno derecho al funcionamiento de la vida psíquica. Su gran intuición fue no sólo identificar el origen del acto fallido, sino también tratar de explicitar su sentido en el nivel del inconsciente del sujeto; el acto fallido realiza un deseo (inconsciente), por lo cual es un auténtico acto psíquico, pero el sujeto lo ejecuta sin saberlo. Por supuesto, la hipótesis freudiana presupone necesariamente la intervención previa de la represión. Lo que irrumpe en el acto fallido, en forma de una tendencia perturbadora que va en contra de la intención consciente del sujeto, es ni más ni menos que el retorno del deseo reprimido. El acto fallido tiene una función defensiva en relación con ciertas representaciones que amenazan con perturbar el equilibrio psíquico del sujeto. Con la teoría psicoanalítica del acto fallido, se descartan totalmente las explicaciones orgánicas o psicofisiológicas, que con frecuencia se intentan para estos “accidentes” de la vida psíquica. El método de la asociación libre, aplicado al análisis de tales “accidentes”, confirma la asimilación del acto fallido con un verdadero síntoma, tanto en lo que respecta a su cualidad de estructura de compromiso como en lo que respecta a su función de cumplimiento de deseo. Lacan dio la siguiente definición: “Para la psicopatología de la vida cotidiana, otro campo consagrado por otra obra de Freud, está claro que todo acto fallido es un discurso logrado, incluso bastante bellamente construido…”.

Compártelo

Te puede interesar también
Centros de atención psicológica gratuita
Lapsus
El gran Otro

Coméntalo en tu Facebook

← Libido Principio de realidad →