PsicoNotas.com

← Beneficio secundario Duelo →
Jorge Grippo

Abulia

La abulia es, sobre todo, una alteración de la voluntad; más concretamente, de su fase preliminar, donde aparecen perturbados el deseo o la decisión de llevar a cabo una acción. Abulia (o aboulia), en neurología, se refiere a la falta de voluntad o iniciativa. Es uno de los trastornos llamados “de disminución de la motivación”: está situada en el medio del espectro de la motivación disminuida (la apatía está en un extremo, y el mutismo acinético, en el otro) Su gravedad puede variar desde lo imperceptible hasta lo abrumador. También es conocida como “enfermedad de Blocq”. Los rasgos clínicos atribuidos más comúnmente a la abulia son: dificultad para iniciar y mantener movimientos voluntarios; reducción o falta de movimientos espontáneos; aumento del tiempo de respuesta; pasividad; reducción de la capacidad de respuesta emocional y la espontaneidad; reducción de la interacción social y del interés en los pasatiempos habituales. En los pacientes más alterados (con demencia progresiva), puede afectar hasta la alimentación. Debe tenerse en cuenta que el acto voluntario, con su gran complejidad, comprende dos partes fundamentales: el período de elaboración consciente del acto, desde la iniciación del deseo hasta la decisión voluntaria; la ejecución del acto. Teniendo en cuenta la primera, pueden distinguirse tres categorías:

  1. Abulia: falta absoluta de voluntad, carencia de deseos y decisiones; cuando la afectividad deja de ser fuente de deseos, el pensamiento se apaga, y la voluntad se inhibe. Hay una abulia constitucional, propia de aquellas personas que llegan al mundo mal dotadas de deseos y reacciones volitivas. Y existen diferentes modalidades patológicas de la abulia: neurasténica (no poder tomar decisiones para actuar); esquizofrénica (la gran indiferencia afectiva de estos enfermos produce falta de deseos e intenciones); melancólica (existen impulsos para actuar, pero desaparecen enseguida); catatónica (los mecanismos motores están exigidos por tendencias opuestas que se neutralizan).
  2. Hipobulia: disminución de la actividad voluntaria. En realidad, es de un grado menor que la abulia y suele manifiestarse en los mismos enfermos.
  3. Hiperbulia: aumento de la actividad voluntaria, con lo que se obtiene mayor eficacia y rendimiento en las acciones. Sólo es patológica cuando produce actos contrarios a las normas de convivencia (en la excitación maníaca y en los que llegan a ejecutar actos delictuosos).

Compártelo

Te puede interesar también
Centros de atención psicológica gratuita
Lapsus
El gran Otro

Coméntalo en tu Facebook

← Beneficio secundario Duelo →